Los últimos rayos de sol se desvanecen, mientras las ciudades poco a poco van adquiriendo un tinte sombrío y antinatural a la luz de viejas farolas. El ajetreo diario, sinónimo de progreso y seguridad, va dando paso a una pesada quietud en la que olvidados temores van tomando forma desde los oscuros abismos del subconsciente.

Por encima de la creciente oscuridad se eleva, eterna y majestuosa, la inmensa bóveda celeste en todo su esplendor, mostrándose imperturbable en su silenciosa danza cósmica a ojos de los hombres, pero nada más lejos de la realidad, pues más allá del tiempo y el espacio, en el infinito vacío exterior, resuena el monótono y execrable sonido de una flauta…

Esta noche hay algo distinto, extraño… como si las sombras fueran más oscuras de lo normal y los ruidos más siniestros…el miedo es palpable…

Las calles se están quedando rápidamente desiertas y los pocos animales que quedan se congregan, alejados de la luz de las escasas farolas, inquietos y agresivos…

Invisible a ojos de los no iniciados, un patrón que no ha sido visto en eones resalta con siniestra intensidad, agitando en su sueño eterno desconocidos horrores ancestrales. Es la señal esperada por olvidados cultos innombrables, a cuyos rostros asoman aterradoras muecas mientras en algunos susurran la idea que resuena con fuerza en su mente: “Ha llegado la hora de abrir las puertas a R’lyeh”…

Pero en la hora más oscura aún brilla la esperanza…. Pues unos pocos han alzado la vista y observan el obsceno patrón llenos de resolución y coraje, apresurándose a ultimar sus preparativos...

Algunos encontrarán la locura, otros la muerte…. Al final sólo unos pocos descubrirán la verdad, y quizá, tengan la oportunidad de impedir el retorno de los primigenios…

Sé el protagonista y escribe tu propia historia: ¿Serás uno de sus terribles seguidores, o tendrás el valor de oponerte a ellos?


Conéctate con nosotros en nuestras redes: